Audi RS5, otro miembro de una saga memorable

Audi RS5, otro miembro de una saga memorable
Audi RS5, otro miembro de una saga memorable
Audi no para de hacer crecer el nombre de su saga RS. El RS6 y el RS5 son joyas altamente codiciadas que en pocos meses se han visto acompañadas con la llegada del impactante RS3 Sportback. No contentos con ello desde la casa ahora anuncian un inminente Audi RS4.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo

Los tubos de escape ovalados son ya una seña de identidad con personalidad y carácter para los Audi más extremos y prestacionales que existen, esos que llevan con orgullo las siglas RS delante de su denominación y todos estábamos esperando con ansia la llegada del RS5, uno de los coupés más bonitos del mercado, alumbrado con motivo del 30 aniversario de la tracción Quattro, y que hemos podido probar.

Lo que nadie podía imaginar es que tras este modelo aparecerían el Audi RS3, que fue la estrella de Ginebra con su motor de 5 cilindros turbo y sus 340CV, y el más que probable RS4, un modelo que después de dejarse de fabricar en 2008 y tras vender 10.000 unidades en dos años, parecía que no iba a volver a ver la luz ante la llegada del RS5.

Volviendo a nuestra impagable prueba del RS5, la mayor sorpresa de uno de los últimos integrantes de estas leyendas de la automoción reside en su corazón, pues el bloque V8 FSI del anterior RS4 es el elegido para dar vida al Audi RS5, un bloque que usa muchos de los adelantos que la casa de los aros ha probado nada más ni nada menos que en el V10 del todopoderoso Audi R8.

Este motor atmosférico está lleno de fuerza y carácter, y en este coupé de raza entrega 450CV a unas fantásticas 8.250 rpm, mientras que su par máximo es de 430Nm entre las 4.000 y las 6.000 rpm. El sonido que produce esta mecánica es sobrecogedor, y al seleccionar el modo dinamyc del Audi Select Drive la apertura de las mariposas hace que las pulsaciones se eleven a nivel de infarto.


Un atmosférico inconmensurable

Conviene ahora recordar que el Audi S5, monta un 4.2 V8 atmosférico de 354CV,  que el RS4 de la generación anterior entregaba 420 CV con el mismo bloque pero que el Audi S5 Sportback y el S4 llevan el V6 turbo que eroga 333CV con unos consumos mucho más ajustados, así que las tribulaciones sobre qué motor llevaría el RS5 fueron muy comentadas y la decisión se puede aplaudir visto el rendimiento.

Con un peso de 1.725 Kg, el Audi RS5 acelera de 0 a 100 Km/h en 4,6 segundos, mientras que los habituales 250 Km/h de limitación se pueden ampliar a 280 Km/h gracias al departamento de Audi Performance. La conjunción con la indispensable tracción a las cuatro ruedas que es santo y seña de la marca hace que la facilidad de este súper coupé para conseguir una eficiencia máxima sea asombrosa, elevando sus capacidades dinámicas a otra dimensión.

El cambio del Audi RS5 es el S Tronic de doble embrague y 7 relaciones con funcionamiento secuencial, una maravilla de la técnica que no defraudará ni siquiera a los más puristas, ya que es una transmisión que puede ser suave cuando es necesario y agresiva a más no poder si las circunstancias lo requieren, con reducciones fulgurantes y precisas y con todo el potencial para extraer la quinta esencia de este deportivo. La única pega podría ser el tamaño de las levas del volante, que dado que son algo reducidas puede costar encontrarlas en los tramos más ratoneros.


Eficiencia y distinción

Casi tan sorprendente como su desempeño en conducción al ataque es la cifra de consumo medio que el Audi RS5 es capaz de homologar, ya que quedarse en 10,8 litros/100 Km de combustible es una hazaña meritoria. La inyección directa y al uso de soluciones eficientes como la recuperación de la energía en la frenada, la reducción de fricciones internas y la recurrencia a periféricos menos gastones son los artífices de este logro.

Y es que si bien el RS5 se puede considerar uno de los deportivos más extremos de la casa de los cuatro aros, no es menos cierto que goza de una comodidad de uso y una flexibilidad para ser usado en el día a día que los clientes fieles saben apreciar. Pronto veremos qué sensaciones es capaz de transmitirnos tras el volante…

Comparte esta noticia

COMENTARIOS