Bugatti 16C Galibier, el Veyron para cuatro

Bugatti 16C Galibier, el Veyron para cuatro
Bugatti 16C Galibier, el Veyron para cuatro
Este prototipo de Bugatti conmemora el centenario de la marca de Molsheim y quiere convertirse en la berlina más espectacular del planeta. Más de 1.000CV y un diseño que la convierten en una obra de arte se ocuparán de ello. Llegará en 2013.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo

Bugatti es una marca centenaria que puede presumir de un halo de exclusividad del que pocas casas automovilísticas hacen gala, y tras el éxito arrollador de su modelo más emblemático de la época moderna, el incomparable Veyron siempre con permiso del EB110, están decididos a seguir sorprendiendo al mercado con el Bugatti 16C Galibier, que será cuando llegue previsiblemente en 2013 la berlina de cuatro puertas más potente, lujosa y exclusiva del mundo.

El Dr. Franz-Josef Paefgen, presidente de la compañía con sede en Molsheim, asegura que el Bugatti 16C Galibier es todavía un prototipo que no tiene asegurada su comercialización, y que todo está en manos de la acogida que crítica y público le dediquen a su nueva creación. Esto hace suponer dada su espectacularidad, que finalmente lo veremos rodar por la carretera transportando a sus cuatro ocupantes hasta el umbral de los 400Km/h y proporcionándoles sensaciones inalcanzables para el común de los vehículos.

Por descontado que el corazón que da vida a esta creación es el mismo bloque de 8 litros, 16 cilindros y configuración en W que propulsa al intocable Bugatti Veyron, pero se han sustituido los cuatro turbos del coupé por dos compresores, mientras que la transmisión DSG de siete velocidades deja paso a la más moderna de ocho que conocemos del Volkswagen Touareg. No hay datos oficiales de sus prestaciones, y la verdad es que con más de 800CV bajo el pedal del acelerador no hacen mucha falta, aunque no podrá competir con el Rolls Royce 102EX en consumos.


Diseño nostálgico

Entre las influencias de su diseño podemos mirar al Bugatti Type 57 Atlantic y a su espina dorsal, que recorría la carrocería longitudinalmente en toda la extensión del coche como ocurre ahora en el Galibier. Las dos aberturas que hacen las veces de capó son un claro toque de nostalgia que nos encanta, y en su mirada delantera destacan las luces diurnas con tecnología LED que forman una doble semicircunferencia. Sin embargo lo más espectacular es la batería de 8 tubos de escape de la parte trasera, que parece una ametralladora dispuesta a terminar con el primero que se sitúe a rebufo. Es un coche espectacular.

El primer sedan de Bugatti tiene sin embargo un interior sencillo y minimalista. El cuero repujado, la madera de la más alta calidad y el aluminio pulido adquieren el protagonismo en el habitáculo del Bugatti 16C Galibier, donde las líneas puras dominan el diseño de la consola central. 

El reloj manufacturado por el maestro suizo Parmigiani Fleurier roba protagonismo con su Tourbillon a los marcadores, de aire tremendamente moderno y con un velocímetro escalado hasta esos inalcanzables 400 km/h, y la visión del conjunto es la de estar ante una obra de arte. Su precio estará acorde con ello, y el millón de euros del Veyron seguro que se queda escaso para las escasas 300 unidades que prevén comercializar como mucho.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS