Citroën C4, renovación y clasicismo

Citroën C4, renovación y clasicismo
Citroën C4, renovación y clasicismo
Con una estética más conservadora, mucha más calidad y tecnología de segmentos superiores, el nuevo Citroën C4 llega con más espacio interior y el maletero más grande del segmento.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
El sustituto del rompedor Citroën C4 tenía dos opciones, continuar la senda futurista de un modelo que en su día fue toda una apuesta arriesgada de diseño, o retornar a un camino más clásico adaptado al público generalista. Finalmente se ha optado por la ruta más conservadora, aunque el  nuevo compacto francés sigue siendo un coche de amor a primera vista, ahora con mejor calidad de acabado y tecnología a la última.
El compacto de la casa del doble chevron es ahora 5cm más largo para llegar a los 4,33m, y también es 3cm más alto, un aumento en todas sus cotas que beneficia el acceso y la habitabilidad interior, donde la altura hasta el techo es lo más destacable. Tampoco se ha descuidado el maletero que muestra con orgullo las credenciales de ser "el más grande del segmento compacto" con 408 litros de capacidad.
 Los esfuerzos en materia medioambiental y de seguridad del nuevo C4  han ido encaminados a ponerse a la altura de los rivales más fuertes del segmento, como el exitoso Opel Astra o el intocable Volkswagen Golf. Además, el nuevo Citroën C4 ha pasado por una severa dieta para controlar al máximo los kilos de más en la báscula, con una dieta "vegetariana" en su construcción, que emplea un 15% de materiales verdes renovables, récord en el grupo PSA.

Dieta sana y equilibrada
El mejor ejemplo de esta mentalidad son las versiones microhíbridas e-HDi con la última generación del sistema Stop&Start. Gracias al uso de esta tecnología ahorradora y a la monta de neumáticos Michelin  Energy TM Saver de bajo consumo que reducen las emisiones en más de 5 gr/km, el nuevo Citroën C4 llega a situarse en una cota de emisiones de 99 gr/km de dióxido de carbono, una cifra impresionante.
Las mecánicas que animan al nuevo Citroën C4 son ya conocidas y se reparten casi al 50% entre gasolina y gasoil. Los de benzina empiezan con el VTI de 95CV de potencia y cambio manual de 5 velocidades, siguen con la versión de 120CV, que puede equipar cambio automático de 4 velocidades opcionalmente, y culminan de momento con la versión THP de 156 CV con caja manual pilotada de 6 relaciones.
Los bloques diésel HDi con filtro de partículas, que sin duda serán los más demandados gracias a su fama y prestigio, tienen un escalonamiento muy parecido: comienzan con el que rinde 92 CV acoplado a un cambio manual de 5 marchas, disponible también en versión e-HDi con caja pilotada de 6 velocidades, le sigue el de 112 CV con transmisión de 6 relaciones, igualmente disponible en versión e-HDi con cambio pilotado y culminan con el 150 CV manual de 6 marchas.
La parte ciclo del nuevo Citroën C4 ha experimentado una serie de mejoras que permitan elevar el agrado de conducción al nivel de sus mecánicas. Así, las suspensiones adoptan tarados más enérgicos tanto en la amortiguación, como en las barras estabilizadoras o en los muelles, consiguiendo incrementar el agarre al asfalto, limitar el balanceo de la carrocería así como una superior comodidad interior.

Interiores con más calidad y equipamiento
La capacidad de diferenciación y el equipamiento con el que puede ir suministrado el nuevo Citroën C4 le sitúan al nivel de vehículos de alta gama, y si a ello añadimos un interior muy ergonómico, de calidad y personalizable según los gustos del cliente mediante los colores del salpicadero, o los sonidos polifónicos de las distintas funciones, tenemos como resultado una oferta muy atractiva. Se ha mejorado la insonorización aerodinámica y el confort global del vehículo, algo en lo que los asientos delanteros, elemento fundamental en estas lides, tienen mucho que decir al incorporar regulación lumbar eléctrica y posibilidad de instalar función de masaje.
De serie en un coche de estas características ya son una máxima el ESP, la ayuda a la frenada de emergencia, la toma de 230 V, el asistente de ángulo muerto o el control de velocidad. En opción encontramos la caja manual pilotada, la ayuda de arranque en pendiente, el freno de estacionamiento eléctrico, la alerta de cambio involuntario de carril, los faros bixenón direccionales, el medidor de aparcamiento lateral, o los faros antiniebla delanteros con iluminación estática en cruces.

Un gadget de la casa francesa es el Citroën eTouch, un sistema gratuito de llamada de urgencia y de asistencia localizada, operativos las 24 horas al año gracias a una tarjeta SIM integrada que garantiza una intervención rápida en caso de accidente. También incorpora un carné de mantenimiento virtual y un servicio Eco Driving,  ambos accesibles vía internet. En Francia los precios comenzarán en los 16.990 euros y llegaran hasta los 26.990 euros.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS