Dacia Duster, un SUV muy campero

Dacia Duster, un SUV muy campero
Dacia Duster, un SUV muy campero
Con una gama que abarca tres motores, tres acabados, tracción total o sólo delantera y unos precios que parten de los 11.900 euros y terminan en los 18.000, se puede afirmar que nadie como Dacia da tanto por tan poco dinero.
Sin miedo a equivocarnos, con el Duster estamos ante un coche único en el mercado, un modelo que va a poner en jaque a sus rivales a través de una propuesta fiable y probada a un precio insuperable; un SUV de tamaño medio que además muestra unas aptitudes camperas que no están al alcance de la mayoría de sus rivales, aunque por el contrario eso se pague con un comportamiento rutero en carretera menos preciso.
El Dacia Duster toma como base la plataforma de su hermano de gama el Logan, un modelo de la casa Rumana que a su vez heredaba este elemento del Renault Clio de hace dos generaciones, lo que supone un hándicap en cuanto a usar una tecnología que ya está superada, pero tiene otras ventajas. Para empezar y como característica más llamativa, esta circunstancia hace del nuevo SUV de Dacia un peso pluma, pues con un tonelaje que va de los 1.160 a los 1.300kg., dependiendo de la versión, supone un ahorro del orden de 250 kilos respecto a un SUV compacto del mismo tamaño.
Esta ligereza consigue que el Dacia Duster se mueva con soltura a pesar de sus limitadas mecánicas y que los consumos sean muy reducidos para tratarse de un SUV, algo que se agradece sobremanera. Por otro lado, este liviano tonelaje permite usar muelles y amortiguadores relativamente blandos y su confort de bacheo resulta muy bueno circulando por cualquier tipo de pista o camino por muy roto que se encuentre.
Los motores de origen Renault que equipa este rompedor SUV gozan de prestigio y fiabilidad probada para tranquilidad del conductor, y serán los 1.5 dCi de 85 (sólo 4x2) y 109 CV (4x2 y 4x2) los más solicitados. Suaves, silenciosos y eficientes, estas solventes mecánicas demuestran estar en plena forma para proporcionar una agradable experiencia de conducción, con lo que el voluntarioso 1.6 16V de 110 CV de gasolina (4x2 y 4x4) sólo puede competir con ellas en precio. Las cajas de cambios también provenientes de Renault no hacen sino añadir calidad al conjunto. 

Efectividad y simpleza
Técnicamente, la combinación de su simplicidad mecánica con la adecuada medida de sofisticación de su tracción integral parece un equilibrado acierto en el Duster. Hereda del Nissan Murano un diferencial electromagnético que puede anularse (trabajaría como tracción delantera), bloquearse (trabajaría con un reparto 50/50% entre ejes) o automatizarlo (variaría automáticamente el reparto entre ejes en función a la adherencia) para que su comportamiento se adapte a cada terreno y conducción con la mayor naturalidad posible.
Este vaivén de modos se realiza a través de un intuitivo y sencillo mando que toma presatdo del Nissan Qashqai. A esto el Dacia Duster suma una ingeniosa y simple idea en las versiones 4x4: una 1ª velocidad del cambio muy corta, de sólo 5,8 km/h por cada 1.000 rpm. le permite operar prácticamente como si dispusiera de reductora sin castigar el embrague, y permite afrontar desde parado las subidas más pronunciadas a muy baja velocidad con modales de auténtico todoterreno.
La contrapartida para las versiones 4x4 del Dacia Duster será el manejo en ciudad pues habrá que comprobar hasta qué punto esta primera velocidad tan corta puede influir en el agrado de conducción entre semáforo y semáforo. Las versiones de tracción delantera alargan esta primera marcha pues se les supone un uso más asfáltico, y en esas circunstancias la suspensión pensada para digerir los baches de los caminos propicia un cómodo rodar. La trazada de curvas y los apoyos laterales de la carrocería se verán un poco mermados por el contrario.

Una vez a bordo del Dacia Duster la sensación de espacio que proporcionan sus 4,3 metros de longitud es la sensación más remarcable. El maletero es además bastante generoso, llegando en las versiones 4x2 a cubicar unos generosos 475 litros, incorporando además una rueda de repuesto convencional que va almacenada por fuera, bajo el propio piso del maletero. En las versiones 4x4 el maletero se queda en 408 litros al montar el eje trasero de suspensiones independientes, pero sigue siendo muy aprovechable.
El salpicadero proviene de su otro hermano el Dacia Sandero pero un cuadro de relojes propio le da su propia personalidad. En este punto la solidez de los plásticos y la sufrida tapicería no hacen sino reafirmar la sensación de que este Duster es todo un SUV campero, y soportarán el trato más exigente sin que su conductor se preocupe. Tenemos en definitiva un coche completísimo que ofrece por el precio de un Renault Clio el espacio de un compacto y las capacidades ruteras de un todoterreno, ¿alguien da más?

Comparte esta noticia

COMENTARIOS