Dacia Sandero 1.5 DCi, menos es más

Dacia Sandero 1.5 DCi, menos es más
Dacia Sandero 1.5 DCi, menos es más
Bueno, bonito y barato decía el refrán ¿no? Pues el Dacia Sandero es el vivo ejemplo de la compra inteligente. Utilizando tecnología 100% Renault este utilitario cumple como coche para todo ¡por menos de 7.000?!
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Con la llegada del verano, y ante el yermo panorama económico que sigue asolando a nuestra sociedad, en la redacción de El Semanal Digital nos planteamos los ingentes costes económicos que tener un coche y viajar en el supone para cualquier familia de clase media española, así que nos propusimos encontrar la forma más barata de tener un vehículo en el hogar que sirviera para todo, desde el uso diario en tráfico congestionado hasta todo tipo de desplazamientos de distancias variables que incluyen un gran viaje estival como el que hemos realizado con el elegido.
 
Analizando el mercado, y poniendo como premisa disponer de una tecnología probada a salvo de continuos engorros mecánicos, las propuestas de Dacia emergen con fuerza por su relación precio-tecnología-practicidad. Decir esto ahora con el alabado Dacia Duster aupándose a los primeros puestos de las listas de ventas resulta sin duda más fácil, pero hay que reconocer que la marca checa auspiciada por Renault lleva planteando productos 100% funcionales desde que lanzo el insurrecto Dacia Logan, un utilitario de tres cuerpos, con gran maletero, capacidad para cinco personas y desde menos de 9.000€ de precio final.
 
Para nuestra prueba hemos elegido sin embargo un modelo más moderno y juvenil pero que parte de la misma plataforma mecánica, el Dacia Sandero, cuyo precio de partida es rompedor con menos de 7.000€ para su versión básica. Ambos coches se mantienen fieles a la filosofía “low cost”, así que tanto sus acabados como equipamiento son puramente eficaces, pero hay que reconocer que para nada chirrían ni dan sensación de fragilidad. Uno se encuentra montado en el interior de este utilitario y tiene la sensación de haber viajado en el tiempo, pues consola y acabados invocan a los de los Renault Clio de hace algunas generaciones. Todo resultará familiar para el cliente fiel de la casa gala, e incluso el olor, ese detalle tan característico creado en laboratorio, tiene aroma a rombo.

 
El valor del espacio
 
Las cotas interiores también resultan familiares a las del Clio, y en el interior del Sandero no hay estrecheces. Su precio es de vehículo ciudadano sí, y de los baratos, pero sin duda alguna su habitabilidad está cerca incluso de la de algunos compactos, sobre todo al comprobar que su maletero cubica unos muy aprovechables 320 litros de capacidad. Bien es cierto que la postura de conducción es algo elevada y que el mullido de los asientos no es el ideal, aunque lo que más cansará a la hora de afrontar desplazamientos por autovía y autopista será el ruido aerodinámico.
 
Pero antes de entrar en detalles de conducción detengámonos un instante en su diseño. La evolución respecto al Logan es evidente, y el Dacia Sandero con su silueta de cápsula espacial y marcados pasos de rueda no desentonará en el tráfico rodado. La vista trasera, ahora sin maletero tipo break, es la más agraciada y encuentra similitudes con las últimas creaciones coreanas, pero su mirada se ha modernizado también considerablemente. Obviamente no veremos llamativas luces de día con tecnología LED, pero con la opción de los faros antiniebla incluida hay que reconocer que este utilitario es mucho más guapo que su hermano.
 
Abrir cualquiera de las 5 puertas que dan acceso al interior del Dacia Sandero es encontrarse con un habitáculo por lo tanto amplio en todas sus cotas, funcional, de fácil interpretación, sin ningún lujo, y con todo lo necesario para desplazarse por carretera como se hacía hace unas décadas, sin nada superfluo. El cuadro de mandos proporciona la información justa, pero en este ambiente sorprende encontrarse el ordenador de a bordo, pues muchos pensarán que no iba a estar disponible. El aire acondicionado, la radio CD, los elevalunas eléctricos (los traseros de extraña localización) y el cierre centralizado son las únicas opciones, y se pagan en dos paquetes separados.

 
Una de las mayores críticas que se le pueden hacer al Dacia Sandero vienen sin embargo por un aspecto tan crítico como es el lado de la dotación de seguridad, ya que a parte de que la puntuación conseguida en el test EURONCAP es algo justa para las exigencias de la clientela europea, la dotación de serie compuesta por ABS, reparto de frenada y cuatro airbags adolece de una gran falta, insubsanable además por el momento, al carecer de control de estabilidad (ESP). Esta claro que su poderío mecánico y el setup del chasis invitan a una conducción relajada, pero este sistema es ya prácticamente indispensable.
 
Solvencia y comodidad
 
De entre las opciones mecánicas con las que se puede motorizar al Dacia Sandero: dos bloques gasolina, un 1.2 de 75CV y un 1.6 de 85CV, y dos variantes diesel del mismo y garantizado bloque diesel 1.5 Dci con 75 u 85CV y origen Renault, está claro que la más codiciada, práctica y eficaz es la mecánica diesel de mayor potencia, que es la que probamos. Los bloques de gasolina consumen en torno a los 7 litros y serán suficientes para los conductores menos exigentes, pero lo más interesante de los motores de gasóleo es que están exentos del impuesto de matriculación por emitir menos de 120g/Km de CO2.
 
Ya en marcha el Sandero más potente muestra muchas luces y alguna sombra. La dirección resulta poco comunicativa y escasamente precisa, mientras que el ajuste de las suspensiones busca la máxima comodidad de todos los ocupantes apoyada en unos neumáticos con gran sección lateral en llanta de 15 pulgadas. Un esquema McPherson delante y un eje tirado en forma de H atrás absorben con contundencia todo tipo de baches y badenes dando una sensación compacta al conjunto, algo que obviamente se paga en forma de peaje cuando hay que abordar las zonas de curvas, que no es el terreno ideal para el Dacia utilitario. El subviraje es por tanto un compañero en estas lides.

 
Inmersos en desplazamientos por autovía y autovía el voluntarioso bloque DCi de Renault saca a relucir lo mejor que lleva dentro y unido al ligero tonelaje del Sandero (menos de 1.000Kg) obra maravillas en lo que a consumos y prestaciones se refiere. Tras más de 1.700Km a ritmos ciertamente alegres por todo tipo de carreteras el consumo medio obtenido se quedó en 6,2l a los 100, demostrando que la simplicidad muchas veces es una gran ventaja. La velocidad punta del motor se alcanza sin complicaciones, y se puede circular a velocidades medias muy sancionables sin que parezca que la máquina va a desfallecer. Muy gratificante
 
El Dacia Sandero tiene tres niveles de equipamiento (Base, Ambiance y Laureate), y tal como hemos mencionado puede montar dos únicos packs de equipamiento: el pack eléctrico (250€)  incluye mando a distancia para la apertura de las puertas y elevalunas delanteros eléctricos; mientras que el pack confort (450€), integra aire acondicionado y radio CD con MP3. La garantía que Dacia nos da es la habitual de 3 años o 100.000 kilómetros y los precios oscilan entre los 6.990 y los 10.900 euros, una facturaciertamente baja en la que además hay que contemplar que los costes de seguro, mantenimiento y reparaciones estarán en consonancia.
 
Como modelo tope de gama y de un innegable atractivo por su singularidad tenemos que mencionar la versión Stepway. Con una estética campera, suspensiones sobreelevadas y un mayor equipamiento, este acabado convierte al Dacia Sandero en un más que atractivo vehículo multifuncional que permitirá incursiones por caminos y senderos a pesar de no montar tracción 4x4. En este caso nos encontramos ante un coche completo, diferenciado, resolutivo y capaz de cumplir con todas las labores que se le adjudiquen. Una de las compras más inteligentes que se puede hacer para quien vea su coche como una herramienta.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS