Existiendo el Skoda Superb Scout, ¿quién puede querer un SUV?

Existiendo el Skoda Superb Scout, ¿quién puede querer un SUV?
Existiendo el Skoda Superb Scout, ¿quién puede querer un SUV?
La berlina grande de la marca checa tendrá por fin su variante familiar crossover, un coche mucho más racional y eficiente que el SUV Kodiaq y que podrá contar con suspensión adaptativa.

Era raro que Škoda no se hubiera decantado todavía por esta versión campera en su producto más exclusivo, pero está claro que las preferencias comerciales del mercado hacia los modelos SUV han prevalecido. Como más vale tarde que nunca, ya tenemos disponible el que para nosotros es, desde ya, el modelo más atractivo de la marca checa, el Superb Scout, que llega con mayor altura libre al suelo, un aspecto más robusto y sistema de tracción a las cuatro ruedas de serie.

Su estética nos parece sublime, con las protecciones de la carrocería resaltando, las llantas de diseño braga de 18 pulgadas de serie y el color naranja tangerine exclusivo de esta versión. La parrilla es de nuevo diseño, con marco cromado y lamas dobles, paragolpes rediseñados con protecciones en efecto aluminio, molduras protectoras en plástico de color negro en los pasos de rueda y las taloneras, raíles de techo y carcasas de los retrovisores también en color aluminio.

El nuevo Škoda Superb Scout llega con dos motorizaciones, las más potentes de gasolina y diésel de la gama convencional. El turbodiésel es un 2.0 TDI de 190CV y 400Nm, asociado tanto a la tracción total como a una transmisión DSG de doble embrague y siete velocidades. Este propulsor es Euro 6d-TEMP y cuenta con catalizador SCR con inyección de AdBlue y filtro de partículas. Por otro lado, también está disponible el motor más potente de la gama, un 2.0 TSI de 272CV y 350Nm de par máximo con la misma configuración. También es Euro 6d-TEMP y cuenta con Start/Stop, recuperación de energía en la frenada y filtro de partículas.

El Škoda Superb Scout cuenta con un modo de conducción Off-Road adicional y, opcionalmente, se puede equipar la suspensión adaptativa para superar mayores dificultades de terreno y puede remolcar 2,2 toneladas, algo muy útil en este tipo de coches. En el habitáculo encontramos molduras que simulan madera, tapicería de tela con costuras en contraste (opcionalmente de cuero y alcántara) y asientos calefactados de serie. La carrocería familiar permite un volumen de carga de entre 660 y 1.950 litros, de lo mejor del mercado, pero se echa en falta el portón eléctrico de serie.

La renovación del Superb que llegará a principios de 2020 traerá además de esta versión Scout una variante híbrida enchufable a semejanza de su primo el Volkswagen Passat GTE. El Superb iV tendrá un motor de gasolina de 1.4 TSI y 156 CV y un motor eléctrico de 85 kW. La potencia máxima conjunta es 218 CV y la autonomía en modo eléctrico es de hasta 55 km en el ciclo de homologación WLTP, con lo que conseguirá la calificación ambiental «0 Emisiones» de la DGT.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS