Ford B-Max, pequeño, capaz y coqueto

Ford B-Max, pequeño, capaz y coqueto
Ford B-Max, pequeño, capaz y coqueto
La última creación de Ford es un pequeño monovolumen con puertas traseras correderas que recurre a una sorprendente solución sin pilar B para otorgar la máxima comodidad a sus ocupantes. Mecánicamente estrenará el novedoso bloque de 3 cilindros turbo de gasolina.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo

Tras constatar el éxito del Opel Meriva y sus puertas de apertura suicida otras marcas han tomado buena nota de cuál es el modelo a seguir, así que la larga tradición que Ford tiene en la fabricación de monovolúmenes hace que no nos sorprenda su último movimiento con el B-Max, un pequeño modelo de apenas 4 metros de largo que con la ausencia de pilar B entre sus puertas ofrece de nuevo una solución novedosa, estética e impactante.

Situado por tamaño justo un escalón por debajo del recién renovado Ford C-MAX, que es 32cm más largo y dispone de versiones tanto de cinco como de siete plazas, el Salón de Ginebra será el escenario de la presentación de este pequeño monovolumen que toma como base de partida la plataforma del Ford Fiesta. Los 11cm extra del Ford B-Max hacen de él sin embargo un vehículo amplio, práctico y muy ágil en ciudad, jugando sus cartas a la baza de la habitabilidad que le confiere su especial configuración.

La puerta trasera del pequeño monovolumen del óvalo es corredera, pero al abrirla los ocupantes verán cómo se abre ante ellos un enorme hueco de acceso de hasta 1,5m de ancho que se consigue gracias a la ausencia del pilar B, una solución que utilizan modelos del renombre del Rolls Royce Phantom y que sin duda le otorga mucha personalidad. Si hacemos memoria podemos recordar que de hecho el concept del Opel Meriva también carecía de este pilar, elemento que luego se añadió por motivos de coste y seguridad.


Diseño y practicidad

Las ventajas prácticas de esta configuración son indudables a la hora de acceder al habitáculo, usar el Ford B-Max como furgoneta o colocar a los niños en sus sillas homologadas. Nada se sabe acerca de la solución técnica que ha empleado Ford para el mecanismo de cerradura de las puertas, y la rigidez estructural del vehículo permanece inalterada gracias a un falso pilar B integrado en la propia puerta y a un sistema que asegura que las puertas queden afianzadas al marco tras el impacto. Además se ha trabajado el mecanismo de bloqueo de seguridad y los cierres han sido reforzados.

Estéticamente los parecidos con el Ford Grand C-Max son indudables, su puerta corredera y las líneas generales así lo confirman, siendo una especie de modelo a escala. Las directrices del kinetic design siguen presentes en todos los detalles, con una parrilla que lleva la imagen de marca y mucho dinamismo y agresividad en los pasos de rueda sobredimensionados o el capó abultado.


Mecánicamente el Ford B-MAX será el encargado de traer otra de las novedades de la marca americana en lo que a downsizing se refiere, pues el bloque 1.0 EcoBoost de tres cilindros, con inyección directa, turbo y Stop&Start de serie se estrenará en su vano motor. Mañana con la jornada de prensa del salón tendremos más datos de sus fechas de comercialización y precios aproximados.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS