Ford Focus 2011, adelantado a su tiempo

Ford Focus 2011, adelantado a su tiempo
Ford Focus 2011, adelantado a su tiempo
La tecnología que incorpora el Ford Focus 2011 nos revela el nivel de sofisticación que adquirirán los modelos compactos en un futuro muy cercano. La ayuda al mantenimiento de carril, el detector de fatiga o el reconocimiento de señales son sólo algunas de las cosas que puede hacer.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo

Ya hemos comprobado que el nuevo Ford Focus tiene una presencia impactante que le hace parecer mucho más coche que su predecesor, pero si su estampa es llamativa mucho más lo es la cantidad de tecnología que incorpora, y en la marca americana están tan orgullosos de ellos que nos aseguran que comparándolo con otros modelos hay que buscar en el segmento de las berlinas de representación para encontrar tal cantidad de ayudas a la conducción y en pos de la seguridad.

De entre toda la carga tecnológica algunas medidas son de serie, aunque las más novedosas estarán disponibles en paquetes opcionales que sin embargo han sido sometidos a un afinado ajuste de precios por parte de la gente comercial de Ford para acercarlas al gran público. La mejor muestra de ello son los 1.150€ del paquete Tech Titanium por todas las ayudas de conducción que ahora veremos o los 360€ que habrá que desembolsar por el sistema Park Assist, capaz de aparcar el coche por nosotros.

Una cámara frontal colocada junto al retrovisor, unida a un potente sistema de procesamiento de información es la matriz de las principales ayudas a la conducción. Gracias a este ojo inteligente el Focus dispone de avisador y ayuda de cambio involuntario de carril, un sistema que hace vibrar el volante si nos desviamos de nuestro carril a más de 65 km/h, llegando a modificar la trayectoria si nos salimos. Este sistema tiene dos grados de intensidad y el conductor elije su nivel de intrusismo.


Conducción inteligente

La siguiente función de la cámara es el Driver Alert System, un software que se vale del estudio de nuestra conducción cada siete minutos (analizando las desviaciones de las líneas laterales de la carretera), para detectar una posible somnolencia o pérdidas de concentración. Unos avisos acústicos y visuales sugerirán entonces una parada a tomar un café.

Los faros del Focus son adaptativos y mediante el Auto High Beam Assist, que también se vale de los sensores de la cámara, alternan automáticamente entre luces largas y cortas, desconectando las largas a 400 m de los coches que nos preceden y a 800 de los que circulan en sentido contrario, una función que puede parecer insignificante pero que añade una altísima comodidad a la circulación nocturna en carreteras de doble sentido.

El Ford Focus es capáz de reconocer las señales de circulación a su paso, y lo hace francamente bien respecto a otros sistemas que hemos probado, pues es capaz de mostrarnos las dos últimas señales rebasadas, bien sean de límite de velocidad, fin de límite de velocidad o prohibiciones de adelantamiento. Ante excesos de velocidad el aviso que recibimos en la pantalla de información central parpadeará.


A parte de las funciones de la cámara, los radares delanteros del nuevo Focus permiten que el control de crucero sea adaptativo y tenga funciones de elusión de alcances en ciudad (City Safe Mode), mientras que los radares traseros se utilizan para el avisador de vehículo en punto muerto (BLIS). Este último sistema enciende un piloto naranja en el retrovisor y emitirá una señal acústica si accionamos el intermitente hacia ese lado, por la inminencia de un potencial choque.

Tecnología y eficiencia al alcance de todos

El Active Grille Shutter es una rejilla móvil integrada en el paragolpes delantero que se cierra si el motor no necesita refrigeración para reducir la resistencia aerodinámica al avance, circulando totalmente abierta en ciudad o ante necesidades de termoregulación. Este simple mecanismo consigue ahorros de hasta el 3% en condiciones de circulación en vías rápidas y es de serie en toda la gama Focus.

El Auto Park Assist, que utiliza los radares ultrasónicos laterales, es la ayuda al aparcamiento de Ford, y es capaz de aparcar el Focus casi autónomamente en huecos apenas un poco más grandes que los 4,36m que mide el compacto americano, una ayuda que cuando llegue la cámara de visión trasera que también va a incorporar hará esta tediosa labor un juego de niños.


Para los que ya hayan tomado la decisión de que el Ford Focus 2011 es su vehículo ideal las ofertas de lanzamiento son muy intersantes. En las versiones Trend se regalan las llantas de 16 pulgadas, el climatizador bizona, los sensores de luz y lluvia, el reposabrazos y el espejo autocrómico, equipamiento valorado en 900€.

Para el acabado Titanium el regalo consiste en el Active Park Assist, los retrovisores plegables, las lunas tintadas y las llantas de 17 pulgadas, que juntos suman 720€. Además, para promocionar los bloques de benzina, hasta junio se igualan los precios en gasolina y diésel, con lo que por el precio de un TDCi de 115CV  podemos optar a un EcoBoost de 150CV, mientras que el EcoBoost de 180 CV cuesta lo mismo que el TCDi de 163CV. Un caramelo difícil de rechazar.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS