Jaguar XF 2012, influencia XJ

Jaguar XF 2012, influencia XJ
Jaguar XF 2012, influencia XJ
La berlina más exitosa de Jaguar, el XF, adopta cambios estéticos que la acercan al buque insignia XJ con una mirada más afilada y moderna. Además estrena mecánica diesel de 4 cilindros y 190CV como modelo de acceso a su gama.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
El Jaguar XF ha sido probablemente el modelo que más prestigio y éxito comercial ha devuelto a la casa inglesa, una berlina que supuso el regreso a los modelos de calidad y dinamismo que tanto lustre le han dado a Jaguar en el pasado y que gozaba de una estética muy conseguida y un posicionamiento capaz de plantar cara a cocos del segmento como el BMW Serie 5. Eso no quita que con la llegada del rompedor Jaguar XJ, el impresionante buque insignia que parece una nave del futuro, la llegada de una renovación fuera algo cantado.
 
Y ha sido en el Salón de Nueva York donde se ha presentado el somero lavado de cara del Jaguar XF dada la relevancia del mercado americano para el fabricante británico. Nada más verlo uno se da cuenta de que los principales cambios afectan a los faros delanteros, que adoptan las formas alargadas y achatadas del hermano mayor e incorporan la tecnología LED para las luces de circulación diaria. El parachoques también se ha modificado, mientras que las luces traseras se modernizan con la inclusión de tiras de LED y toman protagonismo haciéndose más visibles.
 
El resto de cambios estéticos del Jaguar XF se limitan a nuevos colores y novedosos diseños para las llantas, mientras que las ultradeportivas versiones R aumentan el tamaño de las tomas de aire y mantienen las aperturas del power-dome en el capó. En el interior lujo y modernidad siguen formando un tándem insustituible, y salvo la nueva pantalla multifunción táctil de 7 pulgadas con nuevas funciones de infotainment todo sigue emanando ese carácter único de los modelos ingleses. Sobrio y muy elegante.

 
Mecánicamente la novedad del Jaguar XF 2012 es la incorporación de un nuevo motor 2.2 turbodiésel de cuatro cilindros en línea. Este bloque será el que de acceso a la gama con sus 190CV y 450Nm de Par, cifras muy respetables que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h. Este nuevo propulsor cuenta con el sistema microhíbrido Start&Stop de parada y arranque automáticos, gracias a lo cual sólo consume 5,4 litros a los 100 y emite apenas 149 gramos de CO2 por Km.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS