Las fábricas españolas de Renault a salvo de los ajustes

Las fábricas españolas de Renault a salvo de los ajustes
Las fábricas españolas de Renault a salvo de los ajustes
El fabricante francés ha anunciado que suprimirá 15.000 empleos en todo el mundo como parte de su plan estratégico, pero descarta el cierre de ninguna de sus plantas en España por el momento

Las noticias en torno al sector de automoción siguen siendo preocupantes, y si ayer era Nissan, hoy es Renault, otra de las marcas que forman parte de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, quien ha presentado un plan de ajuste con el que pretende reducir en unos 2.150 millones de euros su estructura anual de costes y que supondrá la supresión de unos 15.000 empleos en todo el mundo.

La compañía ha descartado por el momento el cierre de sus plantas en España, donde cuenta con factorías en Valladolid (dos), Palencia y Sevilla y emplea a unas 14.000 personas. El plan a nivel mundial es que no haya despidos, sino que las medidas se llevarán a cabo a través de reconversión de puestos de trabajo, movilidad interna y salidas voluntarias. 4.600 de ellas serán en Francia.

Según la directiva de Renault, el objetivo de este nuevo programa hasta 2023 es devolver la competitividad a la compañía y garantizar su desarrollo a largo plazo en el marco de la Alianza. "Este plan es esencial", ha dicho la directora ejecutiva Clotilde Delbos en un comunicado de la compañía automovilística francesa, en el que anuncia pérdidas por primera vez en diez años.

La industria del automóvil se encuentra en una crisis existencial debido a la pandemia de coronavirus, que ha visto caer sus ventas. El anuncio de Renault llega después del anuncio de Nissan del cierre de sus plantas en Barcelona, medida que deja en la calle a 3.000 personas y pone en peligro otros 20.000 empleos indirectos en Cataluña por la incompetencia del gobierno independentista.

El plan de Renault supone el recorte de cerca de 15.000 empleos, 10.000 de los cuales serán fuera de Francia. La empresa no ha dado detalles de cómo afectará la reestructuración en otros países, tampoco en concreto a España.

Lo que sí se sabe ahora es que cuatro plantas de producción en Francia podrían cerrarse o reestructurarse y la fábrica en Flins, al noroeste de París, dejará de fabricar el modelo eléctrico Zoe a partir de 2024. Se han suspendido los planes de expansión en Marruecos y Rumanía y se está revisando el de Rusia. La capacidad de producción de Renault se reducirá a 3,3 millones de vehículos en los próximos cuatro años -ahora produce cuatro millones-, lo que supone una bajada de casi el 18%.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS