Las rotondas holandesas llegan a España

 Descubre que son y como se utilizan las rotondas holandesas. (Foto: YouTube)
Descubre que son y como se utilizan las rotondas holandesas. (Foto: YouTube)
Las rotondas para ayudar a circular a los ciclistas son muy habituales en países como Holanda, Francia o Reino Unido.
Ese tipo de rotondas, que podemos llamar “rotondas holandesas” ya se están instalando en ciudades españolas como Bilbao y Logroño, no sin algo de polémica por la manera de usar para los conductores.

En Holanda, la bicicleta tiene un papel protagonista en las ciudades, mucha gente se desplaza en bicicleta a los diferentes lugares de la ciudad, algo que también ocurre en otros países europeos como puede ser Alemania. Eso hace que las reglas de circulación estén adaptadas en esos países al uso de la bicicleta.

La DGT avisa del mal uso de las rotondas por parte de los conductores

Cada cierto tiempo, la Dirección General de Tráfico hace hincapié en cómo se debe entrar y salir de una glorieta, ya que le preocupa porque se van introduciendo cambios, y es que cambian las preferencias.

La rotonda holandesa añade un carril en la parte exterior, un elemento creado únicamente para la circulación de las bicicletas. Es un espacio seguro que permite a los ciclistas no tener el riesgo de un atropello.

Bilbao y Logroño, como debutantes

Estas han sido las primeras ciudades españolas en instalar este tipo de elementos. Muchos conductores no saben cómo reaccionar o circular ahora por estas glorietas. El objetivo es proporcionar seguridad a los ciclistas, de tal modo que en este carril no tendría prioridad un vehículo. 

El funcionamiento es similar a las tradicionales, pero solo se añade este elemento, donde van a circular las bicicletas de manera prioritaria. 

Esto significa que cualquier coche debe respetar a los ciclistas. Antes de entrar o de salir de la rotonda se debe dejar pasar a las bicicletas que circulen, además de tener en cuenta los ceda el paso para los peatones, que serán los primeros que pueden cruzar.

Esto siempre hay que hacerlo en el paso anterior al carril bici y no parar sobre el mismo, ya que estaríamos bloqueando este carril.

Una llegada con polémica

Es cierto que esto supone una mayor lentitud a la hora de cruzar la glorieta, por lo que la polémica en este caso también ha existido. Pero esto también aporta una mayor seguridad tanto a conductores, ciclistas y viandantes.

Es necesario usar la empatía y el sentido común por parte de los conductores. Además, este carril bici debe estar lo suficientemente acondicionado, por eso, la llegada de estas “rotondas holandesas”.

Muchos ciclistas ya denuncian el hecho de que algunos conductores parecen no haberse dado cuenta de esto, sobre todo en Bilbao, donde se han producido situaciones de riesgo.

En Logroño la separación es mayor, por lo que aquí parece más sencillo darse cuenta de la existencia de esta prioridad por parte de los conductores.

Una buena iniciativa

Esta es una iniciativa que, seguro, va a aportar muchas cosas buenas a las ciudades y nos congratulamos de que estas dos ciudades hayan decidido dar el paso. Un paso que creemos que será seguido por otras muchas ciudades españolas.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS