Mini Countryman Cooper S ALL4, 100% carácter

Mini Countryman Cooper S ALL4, 100% carácter
Mini Countryman Cooper S ALL4, 100% carácter
Es más grande y es más pesado, pero el Mini Countryman Cooper S puede presumir de un comportamiento casi tan divertido como el resto de hermanos de gama con el plus de la tracción total.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Una vez en marcha la característica más llamativa de este Mini Countryman Cooper S ALL4 es su inmediatez. La respuesta del acelerador, el tacto de la dirección, el sonido de su motor, todo son invitaciones a pilotarlo y la verdad es que sin ser ese juguete ratonero que resulta su hermano de 3 puertas, su carácter sigue siendo muy deportivo. La suspensión controla perfectamente los envites de la carrocería pero no pierde cierta comodidad, y además se puede pedir en opción el botón Sport, que modifica el comportamiento de los amortiguadores, el acelerador y la dirección para que no tengamos que ir todo el día “a cuchillo”.
 
La versión CooperS es la más potente de todas con sus 184CV y sigue gozando de una viveza de reacciones envidiable como sus otros hermanos de carrocerías deportivas, pero a pesar de ello y como todas las versiones del Countryman cuenta con medidas para que el consumo de combustible no se dispare. Englobadas bajo el concepto Minimalism, incorpora el indicador de cambio de marcha, neumáticos de baja resistencia, una dirección eléctrica, recuperación de energía en las frenadas y un nuevo sistema Start&Stop con aislamiento mejorado de la mecánica. Gracias a ello, esta mecánica, que siempre ha sido muy eficiente, consigue consumos por debajo de los 10 litros a pesar de los 200Kg extra que pesa esta versión del pequeño inglés. Un gran registro.
 
Sólo las versiones más potentes del Countryman (Cooper D y Cooper S) pueden equipar el sistema de tracción ALL4, que supone unos 2.000€ de sobrecoste. Su utilidad la sabrán apreciar aquellos que de verdad pisen mucho carreteras de montaña con firmes deslizantes, ya que el consumo también se ve mermado en alrededor de medio litro y las versiones de tracción delantera funcionan francamente bien. Este sistema lleva un embrague electromagnético sincronizado electrónicamente con el ESP y es capaz de repartir el par desde un 50-50 hasta un 100-0 si falla el agarre de alguno de los ejes. Gracias a ello el comportamiento del Countryman la verdad es que encandila.


 
Lo que no podía faltar en un auténtico Mini es una personalización sin límites, así que al igual que ocurre en el resto de modelos la posibilidad de perderse en un océano de combinaciones de colores, llantas, accesorios o decoraciones para la carrocería es ilimitada. El Countryman más barato cuesta los 20.800€ de la versión One, pero los 31.000€ de tarifa de esta versión CooperS ALL4 se pueden convertir con facilidad en 41.000€ a nada que nos dejemos llevar por nuestro corazón a la hora de elegir extras o si por ejemplo optamos por la transmisión automática.
 
Su rival más cercano por posicionamiento y espíritu es el Nissan Juke 1.6 Turbo de 190CV, pero por status y precio no compiten en la misma liga, y por comportamiento hablamos de dos coches distintos. Y todavía queda por llegar la versión coupé, vista como concept en el Paceman.  El Mini Countryman mantiene el aura de caballerosidad y el carácter premium de toda la gama y se posiciona como un producto mucho más completo que, ahora sí, permite que este coche sea el vehículo para todo de cualquier hogar. Bravo.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS