El motor de combustión de hidrógeno, ¿Es viable?

El Toyota GR Yaris H2 que está impulsado con hidrógeno. (Foto: Toyota)
El Toyota GR Yaris H2 que está impulsado con hidrógeno. (Foto: Toyota)
Ante la actual tendencia surge la propuesta de usar el hidrógeno pero... el motor de combustión de hidrógeno, ¿Es viable?
El actual motor de combustión interna de combustible fósil como la gasolina parece tener sus días contados ante el motor eléctrico. Sin embargo, ha surgido una propuesta teórica, como es conservarlo llevándolo a motor de combustión interna con hidrógeno.

Combustión interna con hidrógeno

En la misma se plantea un motor colocado en un coche con su almacenamiento de hidrógeno presurizado que ofrezca un rendimiento y autonomía similar al motor de gasolina. Para llenar el depósito de hidrógeno se tardaría un tiempo similar que si lo hacemos con gasolina.

Las modificaciones necesarias de un motor de gasolina para transformarlo en un motor a hidrógeno
En un principio, las modificaciones que serían necesarias para transformar un motor de gasolina a uno que consuma hidrógeno serian más económica que cambiar el motor por otro eléctrico. Está claro que este último caso implica prácticamente un rediseño de todo el coche.

En cambio para la modificación solo sería necesario por lo menos en teoría, la revisión electrónica así como la del sistema de inyección y suministro de combustible. De igual forma, se debe sustituir o por lo menos adaptar el tanque de combustible para un almacenamiento seguro.

De hecho Toyota es uno de los fabricantes que más ha invertido en esta opción esto con el fin de prolongar la vida de los motores de combustión interna. En la actualidad su prototipo de Toyota GR Yaris H2 está impulsado con hidrógeno.

Esto quiere decir que el motor de combustión de hidrógeno, ¿Es viable?

Aún quedan muchos obstáculos a nivel de ingeniería por superar. Uno de ellos es el almacenamiento del hidrógeno, ya que para mantenerlo en estado líquido se requiere tenerlo a -253 °C. 

En las pruebas que se han hecho, cuando el vehículo no se usaba, el hidrógeno tiende a expandirse porque la temperatura aumentaba. Este inconveniente se solucionó colocando en el tanque unas válvulas de escape para el hidrógeno cuando alcanzaba cierto nivel de presión. 

Sin embargo esto tiene el problema que a los 10 o 12 días, el tanque se vaciaba por completo. Por otra parte, el motor a hidrógeno no está exento de emitir gases contaminantes aunque si lo hace en mucha menor medida que sus hermanos que queman gasolina.

Asimismo, para la obtención de hidrógeno por cualquiera de los métodos conocidos, es necesaria loa electricidad. Así que dicen los detractores de esta tecnología que simplemente se aplique directamente a los vehículos y todo resuelto.

Otro problema es el rendimiento del motor a combustión, ya que tiene una eficiencia que actualmente llega al 40 % para los motores de gasolina. Este porcentaje se puede elevar a casi un 60 % en los motores que usen hidrógeno como combustible.

Para que establezcas una comparación, los motores eléctricos tienen una eficiencia del 90 %.

Que opinan los expertos

Por todos los problemas que presenta este combustible, consideran que si se quiere mantener el motor de combustión interna, esta no es la opción más adecuada. Por lo que se inclinan por los motores que utilicen combustibles renovables que ya están en investigación y pruebas.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS