Nueva cara para el Renault Laguna

Nueva cara para el Renault Laguna
Nueva cara para el Renault Laguna
Una de las berlinas medias más avanzadas de la categoria generalista pone al alcance de más potenciales consumidores su mayor innovación, el sistema de cuatro ruedas directrices 4Control.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Tras tres años en el mercado sin cambios, Renault se decide a modificar la versión actual de su berlina media, el Renault Laguna, y aunque se trata fundamentalmente de cambios estéticos, las novedades mecánicas más relevantes se generalizan y será posible incorporar la navegación TomTom Live y un sistema de sonido Bose a una de las berlinas generalistas más interesantes del panorama actual.
Competidores de la categoría del novedoso Opel Insignia, el renovado Ford Mondeo o el veterano Volkswagen passat estaban ofreciendo un vehículo con la misma calidad y mayor tamaño a precios más atractivos que el modelo del rombo, y ese ha sido el principal escollo a salvar por la casa francesa, ya que el Laguna perdía competitividad dada su factura, demasiado elevada para su mercado a pesar de equipar tecnologías rompedoras.
El modelo francés se ha posicionado como uno de los coches más avanzados de su categoría, ya que es el único que puede contar con el novedoso y revolucionario método de dirección a las 4 ruedas, el denominado sistema 4Control, una tecnología disponible con la mayoría de sus motorizaciones, que desde este año también se puede equipar con las motorizaciones más demandadas  de la gama, los dCi  de 130 y 150CV, del cual publicaremos una prueba a fondo en breve.
Este adelanto, que mejora el comportamiento dinámico del Renault Laguna hasta niveles de mérito, sirve de punta de lanza en este último lavado de cara que se sucede antes de la sustitución del modelo, y aparte de mejoras en los motores, interiores y equipamiento, acarrea una imagen más deportiva y agresiva que llegará a los mercados en el mes de noviembre.

Imagen de marca y más calidad
Los cambios de diseño son reconocibles fundamentalmente en el frontal, dotado de mucha más personalidad gracias a una calandra más marcada, lo que consigue sin duda una imagen más afilada y agresiva con un innegable aire de familia ya visto en el nuevo Renault Megane, pero lo más importante es que el nuevo Renault Laguna puede presumir de unos mayores niveles de calidad, fiabilidad y seguridad por el mismo precio que el modelo al que sustituye.
Los interiores se renuevan mediante la incorporación de nuevas molduras de mejor tacto, tapicerías diferentes y un equipo de audio con cambios en los mandos de control para hacerlo más friendly, a lo que se añaden los sistemas de información y entretenimiento estrenados en el Mégane, como el sistema de navegación Carminat TomTomLive o el equipo de sonido Bose como principales reclamos.

Mecánicamente el bloque 1.5 dCi de 110 CV de potencia es la única novedad reseñable, un propulsor ya visto en otros modelos de la casa que en el Renault Laguna arroja un consumo de 4,6 litros a los 100 km, 0,3 litros menos que la versión anterior. Gracias a la mayor eficiencia de este bloque las emisiones se quedan en los 120 gr/km, por lo que el Renault Laguna 2011 tiene por fin una versión exenta del impuesto de matriculación.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS