VW Passat 2011, el valor de la continuidad

VW Passat 2011, el valor de la continuidad
VW Passat 2011, el valor de la continuidad
Tras más de 15 millones de unidades vendidas desde1973, la séptima generación del Volkswagen Passat llega cargada de tecnología, mucha más calidad pero con una imagen continuista para seguir conquistando a un público exigente.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
La semana pasada, todavía con la resaca de su estreno mundial en el Salón de París, asistimos a la presentación internacional del nuevo Volkswagen Passat que tuvo lugar en Barcelona, un evento de la más alta relevancia para la marca, pues hablamos de su tercer modelo más vendido en la historia, sólo por detrás del Volkswagen Golf y el Volkswagen Escarabajo, con 15 millones de unidades rodando por el mundo.
La presencia de Mario Guerreiro, Relaciones públicas de Volkswagen internacional AG, o de Ludger Fretzen, nuevo presidente de Vaesa S.A, no hacía más que confirmar este punto, posicionando ambos directivos al nuevo Volkswagen Passat como uno de los pilares fundamentales del crecimiento de la marca a nivel mundial, un coche del que producen 1.100 unidades al día y que es líder de ventas de su segmento en nuestro país con un 17% de share.
José María Peñalver, director de Volkswagen España, fue otra de las personalidades presentes en este relevante acto para la 2ª marca del mercado nacional por cuota de mercado, ya que sus 67.700 unidades vendidas le proporcionan un 8,8% del mismo sólo por detrás de SEAT, y este año todavía esperan un crecimiento del 16% en sus cifras a pesar de la eliminación de las ayudas del plan 2000E, indudable impulsor de ventas durante el primer semestre.



Tecnología Premium para el segmento D
Pero dejemos los fríos números a un lado y entremos en materia con el nuevo Volkswagen Passat. Está claro que la séptima generación de la berlina media de Wolfsburg no supone la ruptura que introdujo la anterior evolución, pero su distinción y confort se han llevado al extremo para afianzarse en ese punto medio del mercado en el que se ha establecido, entre los fabricantes generalistas y los Premium.
Para no fallar en su apuesta, el Passat incorpora al grupo D de berlinas medias lo último en tecnologías  de ayuda a la conducción propias del segmento superior, así que dispositivos como el sistema de detección de fatiga, que es elemento de serie desde el acabado Advance, el control de velocidad adaptativo o el city braking system, capaz de detener el Passat por completo para evitar accidentes en tráfico denso, le posicionan como un coche adelantado a la competencia con la seguridad como estandarte.
El asistente de cambio de carril, el asistente de aparcamiento, que es la segunda generación de Park Assist, o el sistema de navegación con lectura de las señales de tráfico son otros de los avances que incorpora el Volkswagen Passat B7 para hacer de la conducción lo más segura y confortable posible, y a falta de probarlos a fondo en nuestros recorridos habituales la primera sensación es la de una satisfacción y comodidad a toda prueba. 

Una estética continuista
La influencia estilística de los nuevos VW Jetta y VW Phaeton está claramente presente en el diseño de la séptima generación del VW Passat, y su apariencia moderna y elegante es muy continuista, incluso demasiado para los más pasionales, un hecho que se aprecia perfectamente en las dimensiones, ya que esta generación es casi idéntica a la anterior por tamaño.
La parrilla frontal de cuatro listones le acerca a la última generación del VW Phaeton que también se ha estrenado este año, un cambio significativo respecto a la de dos listones de las gamas inferiores de la casa. Los nuevos faros dobles Bi-xenón opcionales incluyen iluminación diurna compuesta por 15 diodos LED en forma de U, una tecnología que también llevan los pilotos traseros de las versiones más altas de gama y que caracteriza mucho la mirada del nuevo Passat.
La imagen lateral es la que menos ha cambiado, y en la parte trasera las reminiscencias al Phaeton vuelven a aparecer, pero sin duda los clientes más atrevidos echarán en falta mayor distinción estética respecto a la versión que se sustituye. Por el contrario, esta circunstancia ayuda a que el valor de reventa del actual Passat no descienda abruptamente y que, como ha ocurrido siempre con este modelo desde el primer diseño que realizó Giuggiaro hace 37 años, los actuales clientes no sientan que llevan un coche anticuado.



Mañana conoceremos la completa gama de motores del nuevo Volkswagen Passat, veremos su señorial y amplio interior y otras tecnologías que lo diferencian de la competencia como el Easy Open del maletero.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS