Peugeot RCZ, diseño y calidad

Peugeot RCZ, diseño y calidad
Peugeot RCZ, diseño y calidad
El nuevo coupé de Peugeot llega dispuesto a revolucionar el mercado. Amplia oferta mecánica y una estética rompedora a un precio imbatible son sus armas.
Peugueot denomina al RCZ pionero de una familia de modelos "fuera de serie", y el primer coche de la casa francesa que no recurre a números en su denominación es un coupé deportivo de 2+2 plazas que quiere acabar con la hegemonía del Audi TT en un reñido segmento que ha capeado bastante bien la crisis con cifras estables desde 2003. 

Con un ahorro en torno al 15% en versiones de potencia y equipamiento similares, el RCZ se vale de una estética que enamora para conquistar a una clientela que sabe lo que quiere,y desde la casa del León están convencidos de que en el mercado, se venden unos 12.000 coupés al año en este segmento, hay hueco para su nuevo y atrevido producto.
Fue en el Salón de Frankfurt de 2007 cuando se vio el primer prototipo del Peugeot RCZ, y la estupenda acogida que tuvo ha hecho que la versión de producción no haya recibido ningún cambio significativo respecto al primer prototipo. Con 4,28 metros de largo, 1,84 de ancho y 2,61 de batalla, el modelo francés es sustancialmente más grande que el Audi, y la ganancia más destacable está en el maletero, cuya capacidad va de 384 litros en posición normal hasta 760 si se abaten los respaldos de las plazas traseras. 



El espíritu deportivo del Peugeot RCZ va más allá de su diseño y sus motores potentes, pues para garantizar un comportamiento a la altura de serie contará con suspensiones delanteras McPherson rebajadas y ejes ensanchados, lo que unido a las preciosas llantas de 18” o 19” pulgadas aseguran una experiencia completa de conducción deportiva. El caprichoso y llamativo diseño  que luce no impide que la estructura del Peugeot RCZ tenga total protección ante un posible vuelco, y cuenta además con un sistema de protección de peatones en caso de atropello.
La parte de cintura hacia arriba es la más llamativa de este Peugeot, y el techo flanqueado por dos gigantescos arcos de aluminio a cada lado con dos “burbujas” superiores, que se encargan de garantizar que la aerodinámica es óptima en combinación con el spoiler trasero, es la seña de identidad del Peugeot RCZ.  

Ese alerón trasero móvil que mejora el comportamiento y el consumo se despliega automáticamente en dos posiciones en función de la velocidad del coche: en la primera, que se abre cuando se superan los 85 km/h, el objetivo es favorecer el consumo y el ángulo al que se coloca es de 19 grados; en la segunda el fin es incrementar la sustentación en curva, el ángulo es de 34 grados y se activa por encima de los 155 km/h. También se puede dejar el alerón siempre extendido manualmente por medio de un botón en el salpicadero.

Conducción sensitiva
En el interior  del Peugeot RCZ el habitáculo ha sido diseñado para ofrecer una experiencia de conducción deportiva a sus ocupantes nada más sentarse a sus mandos, especialmente a conductor y acompañante, que disfrutarán de un puesto de conducción bastante bajo con unos asientos tipo baquet que sujetan el cuerpo con precisión en zonas de curvas. Los asientos traseros, a pesar de sus limitaciones, permiten el acomodo de adultos gracias a que los dos abultamientos del techo garantizan una mayor altura libre para la cabeza.
Tres van a ser los motores disponibles para el nuevo coupé de Peugeot: el 1.6 THP 156 CV es el acceso de gama, un motor de gasolina turboalimentado que estará asociado de serie a una caja de cambios manual de seis velocidades, aunque se podrá configurar opcionalmente con una automática, también de seis velocidades. 

El 1.6 THP 200 CV será el motor más potente disponible para el nuevo Peugeot RCZ, permitiéndole acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 7,6 segundos, y de 80 a 120 km/h en solo 6,5 segundos. El 2.0 HDi FAP 163 CV: es la imprescindible versión diesel, y con 5,4 litros/100 km y unas emisiones de CO2 de tan solo 139 g/km será el preferido de los conductores más frugales. Destaca por su capacidad de recuperación, y admite llevar marchas más largas en cualquier recorrido con velocidades de crucero elevadas en autopista a consumos contenidos.
El sonido del motor del Peugeot RCZ se ha estudiado al máximo para conseguir una melodía acorde con su carácter y diferenciable dependiendo de la marcha engranada y la velocidad a la que se circule. Para ello incorpora el Sound System, una membrana que se activa con la admisión y que ofrece un sugerente sonido a los ocupantes, pues llega directamente al interior a través de un conducto específico sin restar confort acústico en el interior del habitáculo. 



Este dispositivo, de serie con el motor más potente y opcional con el gasolina pequeño, formará parte del llamado Pack Sport, que también incluye un volante y una palanca de cambio de diseño más racingy recorridos más deportivos. 

A toda esta deportividad se añade una transmisión precisa y de agradable uso, aunque parece ser que una palanca de cambios de corte todavía más deportivo para las versiones manuales no estaría fuera de lugar.  La amortiguación es más blanda en el HDi respecto al 1.6 THP 200 CV, pues prima el confort sobre el modelo más prestacional. 

El refuerzo del Peugeot RCZ más potente en la torreta delantera proporciona un comportamiento diferente y claramente más deportivo en la versión movida por "benzina", sin embargo, el comportamiento del HDi, la única opción Diesel, no desentona con el carácter del RCZ, y resulta suficientemente potente a la vez que se muestra suave y de maneras refinadas en el día a día.
Capacidad de personalización
El 3 de junio llegarán las primeras versiones a los concesionarios. La oferta de personalización es destacable, pudiendo configurar cada uno el Peugeot RCZ según accesorios a la carta (techo de carbono, arcos de diferentes colores, varias opciones de llantas, decoración para la carrocería…). Peugeot tiene previsto ofrecer este coupé con unos precios que parten de los 27.000 euros en el 1.6 manual, ascienden a los 28.900 del RCZ con el mismo motor y caja automática y terminan en los 29.900 que cuestan el diesel y el gasolina tope de gama. 



El nivel de acabado del Peugeot RCZ es único, con un generoso equipamiento de serie que incluye ESP desconectable, llantas de aleación de 18 pulgadas, capó activo (para proteger a los peatones en caso de atropello) y sistema Peugeot Connect SOS que, por ejemplo, avisa automáticamente a los servicios de emergencia en caso de tener un accidente. 

Peugeot calcula vender unas 17.000 unidades del Peugeot RCZ en un año completo en Europa, aunque la planta austriaca de Magna donde se fabrica podría incrementar la cadencia hasta los 25.000 al año. Las estimaciones para España son matricular entre 1.200 y 1.500 vehículos. Y para los más ecológicos, está previsto que en 2012 llegue la versión híbrida, con nivel de consumos y emisiones de 3,7 l/100 km y 95 g/km de CO2.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS