Probamos el Lotus Exige 380, un deportivo único

Probamos el Lotus Exige 380, un deportivo único
Probamos el Lotus Exige 380, un deportivo único
1.076 kilogramos de peso y 380 caballos de potencia, así es la carta de presentación de un deportivo en el que la pureza de sus sensaciones destaca por encima de todo.

"Añadir potencia te hace más rápido en rectas, reducir peso te hace más rápido donde sea." Es una de las célebres frases de Colin Chapman, fundador de Lotus y, para muchos, un genio. Este Lotus Exige 380 Sport es una viva prueba de esa filosofía, con "solo" 380 caballos es capaz de igualar en sensaciones a deportivos con casi el doble de potencia. En gran medida, gracias a sus 1.076 kilos de peso.

Tras la nuca de los ocupantes se encuentra el motor V6 3.5 de origen Toyota, capaz de catapultarles de 0 a 100 kilómetros por hora en solo 3,7 segundos. Y, podría continuar hasta los 286 de velocidad punta. Todo ello, acompañado de la magnífica sinfonía que emana de su escape (opcional) de titanio, puro placer auditivo.

Al volante, las sensaciones son muy físicas. Carece de dirección asistida, la suspensión no conoce modos de conducción, el cambio es manual (aunque existe opción automática) y la posición es muy bajita. No tiene nada que ver con un deportivo al uso actual, donde todo llega más filtrado al conductor y la conducción resulta sencilla. Aquí hay que involucrarse para sacar a relucir todo el potencial del Lotus.

El ambiente espartano de su interior ayuda a transportarnos a un ambiente puramente de carreras, sin radio, sin aire acondicionado y, por supuesto, sin rastro de pantallas táctiles de última generación. Es un coche para disfrutar conduciendo y todo añadido sobra. Aunque, opcionalmente, se puede completar el equipamiento. Un rara avis en el mercado actual que ofrece sensaciones únicas y prestaciones de infarto. Colin Chapman estaría orgulloso.


Comparte esta noticia

COMENTARIOS