Renault Latitude, objetivo Premium

Renault Latitude, objetivo Premium
Renault Latitude, objetivo Premium
Con un diseño sobrio y elegante, abundante espacio interior y un gran confort de marcha, el nuevo Renault Latitude quiere posicionar a la marca gala entre las berlinas de representación Premium.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Renault no cesa en su empeño de demostrar al mundo que es capaz de fabricar una berlina Premium, y a pesar del intento incomprendido por el mercado que fue el Vel Satis, un coche de culto, ahora nos presenta el Latitude, un modelo mucho más discreto pero con todas las armas para competir al más alto nivel que en enero llegará a los concesionarios.
Para ser francos hay que aceptar el origen coreano de este nuevo modelo, pues el Renault Latitude es fruto de la alianza de la casa francesa con Samsung, y de hecho este modelo se comercializa con esa marca en algunos mercados asiáticos bajo el nombre SM5. Como es obvio, el Renault Latitude ha sido adaptado a las necesidades del mercado europeo, para lo cual se ha pulido su diseño y se ha sometido a una profunda revisión mecánica, de chasis y en todo lo referente a acabados interiores.
De elegantes y discretas líneas, que algunos calificarán hasta de aburridas si lo comparamos con su antecesor o con el atrevido Avantime, otro modelo para coleccionistas, la sobriedad del nuevo tope de gama de Renault recuerda al Safrane y al R25, y seguro que será un valor apreciado por muchos clientes más allá de los cargos públicos europeos, aunque los más reticentes verán todavía ciertos rasgos de diseño asiático en sus formas.

El lujo del espacio
Con 4,90 metros de longitud y 1,83 metros de ancho el Renault Latitude ofrece espacio de sobra para que cuatro ocupantes viajen en primera clase, y tal preeminencia se le ha dado al interior del habitáculo que el maletero se ha quedado en 477 litros de capacidad, una cifra algo escasa para el sector en el que va a militar pero en la que aseguran que caben hasta 4 bolsas de golf. La amplia distancia entre ejes asegura por otro lado que los tramos por autopista, su tipo de carretera predilecta, sean sosegados y confortables al máximo, limitando por tanto su comportamiento a nivel deportivo.
Cuatro serán las motorizaciones disponibles para el nuevo Renault del sector Premium. El único gasolina es un 2.0 de origen Nissan que eroga 140CV y puede usar etanol E85, y es en su ecología donde radica su mayor atractivo. El 4 cilindros 2.0dCi podrá elegirse con 150 ó 175 CV y 360Nm de Par, interesante punto medio capaces de homologar un consumo mixto de 5,3 y 5,5 litros a los cien. El V6 de 3 litros, 240CV y 450Nm de Par será la versión más potente, y con 7,2 litros a los cien de consumo demuestra su refinamiento.
Una vez en el interior la ergonomía y orden al que nos tiene acostumbrados la casa francesa es la tónica imperante, y en el Renault Latitude se ha recurrido a revestimientos y acabados de materiales nobles para crear una atmósfera de lujo,aunque el Laguna no tiene mucho que envidiar. Los asientos emulan grandes butacones presidenciales, y van tapizados en cuero y equipados con un dispositivo de masaje en el respaldo de los delanteros, una aportación de un carácter ciertamente exclusivo incluso en el nivel que pretende competir.

Con fragancia de serie
Entre los detalles diferenciadores de su interior, que quiere agasajar al pasaje en todo momento, el sistema de aire con difusor de perfume no puede pasar desapercibido. No lo hemos probado todavía, pero desde Renault aseguran que con las seis fragancias diferentes a disposición del cliente usadas asiduamente, se garantiza un agradable y continuo aroma en el habitáculo.  Para que los olores y factores ambientales externos no interfieran en el “microclima” del interior, el Renault Latitude viene además equipado con un climatizador trizona que incorpora ionizador de aire, un sistema cuya función es limpiar la corriente de esporas, bacterias y sustancias alergénicas.
El Renault Latitude llegará al mercado con tres niveles de acabado (Expression, Privilége e Initiale), todos de serie con 6 airbags (incluyendo delanteros laterales y de cortina), control de estabilidad, reposacabezas activos, control de crucero, Bluetooth o climatizador bizona. En opción ofrece faros Bixenón direccionales, cámara de visión trasera, asientos delanteros con función de masaje o sofisticados sistemas de navegación Carminat TomTom Live.



Es cierto que los precios comienzan en unos populares 23.800 euros del 2.0 Expression, pero con el acabado Initiale unido al motor más potente la factura del Renault Latitude se acercará a los 40.000 euros, una cifra considerable en la que hay que valorar un equipamiento completo pero en el que faltan las últimas tecnologías de los mejores rivales del sector. Le toca al mercado valorar, pero competidores de la talla del Citröen C6 le pondrán la vida complicada.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS