Saab 9-4X, espíritu aeronáutico

Saab 9-4X, espíritu aeronáutico
Saab 9-4X, espíritu aeronáutico
Con la estética del Saab 9-5, la tecnología del Cadillac SRX, dos motores de gasolina y una eficaz tracción integral, el nuevo SUV de la marca sueca llega dispuesto a demostrar su pedigree Premium.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Saab está dispuesta a demostrar al mundo automovilístico que su proyecto de fabricar coches con personalidad y tecnología avanzada es posible, así que tras su acuerdo con BMW para compartir elementos técnicos y con el Saab 9-5 como punta de lanza de su nueva etapa, le llega el turno de presentar  su nuevo crossover, el 9-4X, del que ya hay imágenes y datos.
 Con un tamaño a medio camino entre un Saab 9-3X y un Saab 9-5 y homologado para cinco o siete plazas, si hacemos un poco de memoria debemos recordar el Saab 9-4X Bio-Flex Compact SUV Concept, el prototipo sobre el que se basa el nuevo SUV de la casa Sueca y que demuestra, dado su gran parecido estético, que Saab tenía las cosas claras sobre este modelo desde el 2008, con lo que la crisis fue la única culpable de que no se comercializará.
La nueva imagen de marca se aprecia desde su parilla frontal claramente semejante a la estrenada por el nuevo Saab 9-5, con los faros típicos de la casa inspirados en los cazas, una línea de cintura muy marcada, y una parte trasera en la que destaca la franja de diodos luminosos tipo LED que recorre el portón del maletero, que incorpora un pequeño alerón, de lado a lado.
Esta nueva estética le granjea un coeficiente aerodinámico de 0.38 Cx, una cifra que puede considerarse buena si tenemos en cuenta que es la misma que la de un Porsche Cayenne. El diseño de las llantas tipo turbina de avión que tan bien viste a los Saab acompaña esa dinámica imagen, unas ruedas que además crecen hasta las 20 pulgadas de medida respecto a las de 18 que trae de serie, pero serán exclusivas de los 9-4X con el acabado Aero.



Un comportamiento seguro y dinámico
El Saab 9-4X comparte plataforma con el Cadillac SRX y todas las versiones tendrán el sistema de tracción integral XWD con embrague tipo Haldex y el chasis adaptativo “DriveSense” un sistema que adapta la suspensión, la dirección y el acelerador a las condiciones de conducción mediante tres modos de conducción: “normal”, “confort”, “sport”. Imprescindible para un comportamiento dinámico de primera será el diferencial trasero activo denominado “eLSD”, que varía el reparto de par entre las ruedas traseras hasta en un 50% para conseguir el comportamiento más deportivo.
El principal escollo que el Saab 9-4X se va a encontrar en Europa parte de sus mecánicas, pues inicialmente se lanzarán al mercado únicamente con dos bloques V6 de gasolina. Un atmosférico de 3 litros de cilindrada y 265 CV será el acceso de gama, mientras que un 2.8 turboalimentado con una una potencia de 300 CV es el tope de gama. Ambos van asociados a un cambio automático de seis relaciones, y junto con la tracción XWD repartiendo la fuerza entre los dos ejes en combinación con el eLSD se garantiza la mejor adherencia en todo momento.
A pesar de su gran tonelaje, unos 2.100Kg, estas abultadas potencias, junto con los 302Nm de par máximo del 3.0 permiten al Saab 9-4X acelerar de 0 a 100 Km/h en 9 segundos y alcanzar una punta de 210 Km/h. El par máximo del motor turboalimentado alcanza los 400Nm entre las 2.000 y las 5.000 rpm, con lo que las cifras de aceleración y de velocidad punta pasan a ser de 8.3 segundos y 230 Km/h en este caso.
No hay datos todavía de consumo ni de emisiones de CO2, pero lo que si incorporan todos los Saab 9-4X  es un botón “Eco” separado del selector de modos del cambio DriveSense que prima la eficiencia en el gasto del combustible y permite aumentar la autonomía al modificar dos puntos fundamentales de la cadena cinemática, la respuesta al pedal del acelerador y el escalado del cambio. Además, el sistema microhíbrido Start&Stop  que detiene el motor en las paradas es de serie y ayuda a minimizar consumos y contaminación. 



Espacio y equipamiento
Habitabilidad y modularidad serán grandes argumentos de este nuevo SUV, y así las plazas traseras se abaten de forma sencilla y dejan una superficie de carga totalmente plana. El maletero no cuenta con rueda de repuesto, solamente trae un pequeño y ligero kit anti pinchazos, a pesar de lo cual cubica menos de 500 litros. El volumen máximo de carga, incluyendo el espacio al abatir todos los asientos traseros, será de 1.773 litros, y el portón del maletero puede tener accionamiento eléctrico.

El dispositivo keyless de acceso/arranque sin llave es equipamiento de serie, y las levas en el volante y la dirección asistida de esfuerzo variable (VES), con endurecimiento gradual, se incluye en todos los modelos Aero. La lista de opciones de un coche que aspire a ser del segmento Premium debe estar bien nutrida, y elementos como faros bixenón con iluminación adaptativa, DVD con pantallas de 8” en los reposacabezas, equipo de sonido Bose, un navegador con pantalla táctil y disco duro de 10Gb o una cámara de visión trasera forman parte de los complementos disponibles en el nuevo SUV de Saab.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS