SEAT León Cupra R, el más potente y radical de la historia - Prueba

SEAT León Cupra R, el más potente y radical de la historia - Prueba
SEAT León Cupra R, el más potente y radical de la historia - Prueba
Nada mejor que un SEAT capaz de proporcionar sensaciones de competición para celebrar el campeonato del mundo de turismos. Para los que el Cupra era poco llega la versión R, con 265CV.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
La marca española SEAT tiene entre sus filas al actual campeón del mundo del WTCC, el campeonato mundial de turismos, y eso se tenía que hacer notar con una versión muy especial de su compacto estrella, razón por la cual alumbraron el Seat León Cupra R. Con este modelo han creado además el SEAT más potente de la historia, y también el más radical.
Para muchos el León FR, con sus 211CV de potencia (también existe la versión diesel de 170CV) sería más que suficiente. Para los que esa “cuadra” se quedará algo justa, la versión Cupra aportaba 240CV que ya le confieren una capacidad de aceleración brutal montados sobre un chasis ágil a un precio imbatible: 27.500 euros. Sin embargo los 265CV del Seat León Cupra R le sitúan en otra galaxia, la de sus primos el Audi S3 o el VW Golf R. Pero a su vez en la de deportivos de la talla del Ford Focus RS.
Por menos de 30.000 euros, con el Seat León Cupra R tenemos un coche capaz de proporcionar las sensaciones más deportivas con las que pueda soñar la práctica totalidad de los conductores, un vehículo capaz de transportarnos a ritmos endiablados con total seguridad gracias a la inestimable ayuda de la electrónica (no lleva tracción integral) y con una estética arrolladora, aunque poco diferenciada de sus hermanos de gama más deportivos y un poco macarra para los más discretos.

Una mecánica conocida y fiable
El protagonista del nuevo Cupra R es su motor, ya que adopta la última evolución del galardonado 2.0 TSI del grupo VAG, que incorpora una nueva bomba de inyección de combustible de alta presión y tecnología de inyección directa. Los 265 CV de potencia se manejan con una caja de cambio manual de seis velocidades  que consigue una aceleración de 0 a 100 km/h de sólo 6,2 segundos, una velocidad máxima de 250 km/h y un consumo medio de 8,1 L/100 km/h. Por desgracia de momento no se puede montar el fantástico cambio DSG.
Si mecánicamente tenemos una joya de la ingeniería el chasis debía estar a la altura, así que el León Cupra R incorpora unas suspensiones rebajadas y endurecidas, unas llantas de serie de 19 pulgadas (de 18” en el Cupra normal) y, al igual que en el Cupra y el FR, incluye un autoblocante electrónico XDS que controla a la perfección toda la fuerza del motor, que se transfiere a un eje delantero que lo aguanta todo estoicamente, con un comportamiento mucho más seguro y natural en autovía y autopista respecto a la anterior generación.
Acomodarse en el interior del Seat León Cupra R es un placer, pues los asientos delanteros tipo bacquet, forrados en alcántara, con los reposacabezas integrados y unos pronunciados pétalos laterales para contrarrestar las fuerzas G nos sujetan firmemente, un adelanto de la conducción que nos aguarda, llena de emociones ligadas al circuito, y estéticamente impresionantes. La calidad de los materiales es más que aceptable, y aunque los ajustes son muy buenos, los plásticos de las zonas inferiores son los que justifican su precio. Aún así, su acabado es elegante y de líneas muy limpias.

El habitáculo destaca además por su amplitud, ya que cuatro adultos viajaran cómodamente y sin apreturas, a excepción de que esos asientos tan deportivos limitan un poco la visión de los pasajeros de la fila trasera. El maletero, de 341 litros y formas regulares y cuadradas con una buena boca de carga, está por encima de la media del segmento, incluyendo la rueda de repuesto en una época que proliferan los kit anti-pinchazos.
Para los amantes de las sensaciones
Una vez en carretera el Seat León Cupra R empieza a hacer gala de todas sus virtudes. Este coche no está hecho para quienes gustan de presumir en la puerta del bar de moda de la ciudad, sino para gozar trazando curvas en tu carretera favorita. El sonido que brama por su escape ovalado, tamaño cañería de desagüe, acompaña unas sensaciones de conducción que los fríos números no pueden transmitir. Es un coche directo, que se aguanta a la perfección en cualquier circunstancia y que te permitirá volar bajo en tu tramo predilecto de montaña.
Las vías más rápidas no son tampoco un problema para el Seat León Cupra R, y aunque prefiere las zonas bien asfaltadas dada la dureza de su suspensión y lo directa que resulta su dirección, viajar a punta de gas, con una velocidad de crucero ilegal y consumiendo mucho menos combustible del esperado (se consiguen las cifras oficiales) será una labor también muy gratificante a sus mandos.

La pregunta que muchos compradores se harán es, ¿merece la pena pagar 2.000 euros más por los 25CV de potencia extra y el equipamiento que lleva el Cupra R respecto al Cupra normal? Las sensaciones que transmiten uno y otro modelo son similares, pero el ‘R’ es un coche más rudo, con un sonido de escape más deportivo y una respuesta al volante que transmite más ambiente racing. No pierde apenas nada de practicidad pero sin duda es la opción para los verdaderos amantes de la competición.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS