Skoda Green Line, eficiencia realista

Skoda Green Line, eficiencia realista
Skoda Green Line, eficiencia realista
Con la segunda generación de la familia GreenLine Skoda añade una versión ecológica a todos los modelos de su gama, y lo más sorprendente es que todos ellos consiguen bajar de la frontera de los 120g/km de emisiones.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo

Bajo la denominación GreenLine Skoda comercializaba hasta ahora su modelo más ecológico, cuyo conjunto de medidas se había montado exclusivamente sobre la carrocería del pequeño Fabia, pero con la llegada de la segunda generación toda su gama dispondrá de una versión respetuosa al máximo con el medio ambiente, unos modelos que ahorran una media de un 10% de combustible sobre su versión estándar.

El conjunto de medidas adoptadas es conocido y generalizado. Para empezar los motores diésel que animan a los Skoda Green Line pasan a utilizar el sistema de inyección directa por conducto común en lugar del inyector-bomba empleado anteriormente, y la caja de cambios de 5 velocidades lleva indicador de cambio de marcha.

Por otro lado se incorporan el sistema de parada automático Start&Stop y el de recuperación de energía en las frenadas. La aerodinámica es uno de los elementos clave para conseguir buenos datos a velocidades de autovía y también se ha modificado, y se emplean neumáticos de baja resistencia a la rodadura, unas medidas que como nos demostró Renault funcionan a la perfección.

Sorprende comprobar que con estas triquiñuelas cualquier modelo de la gama GreenLine, incluidas las versiones familiares, consigue dejar sus emisiones por debajo del umbral de los 120 gramos de CO2 por kilómetro, lo que significa que ninguno de ellos pagará el impuesto de matriculación. El público demanda coches realistas y la evolución del Fabia, que antes emitía 110 g/km y ahora se queda en 89 g/km, demuestra que no hacen falta carísimos desarrollos híbridos para lograr resultados.

Que el gigantesco Skoda Superb con su maletero de más de 600 litros consiga emisiones en niveles inferiores a los 120 g/km es casi tan asombroso como que lo haga el atractivo y diferenciado SUV Yeti, que de esta manera se posiciona como el único modelo de este tipo en el mercado exento de gravamen fiscal en la matriculación. Esto tiene un reflejo claro en la factura del cliente, ya que los 23.190 euros de tarifa del Yeti GreenLine 1.6TDI es una cifra realmente atractiva. Y todavía quedan los descuentos de marca.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS