Suzuki Swift Sport 2012, el 创Mini GTI nip髇创 se renueva

Suzuki Swift Sport 2012, el 创Mini GTI nip髇创 se renueva
Suzuki Swift Sport 2012, el 创Mini GTI nip髇创 se renueva
Con apenas 1.000 kilos en b醩cula, un juguet髇 bloque atmosf閞ico de 1.6 litros y 136CV, una nueva transmisi髇 de 6 marchas, un completo equipamiento y una preciosa silueta llena de testosterona, el Suziki Swift Sport 2012 es un juguete para adultos.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Muchos de nuestros lectores recordarán con nostalgia el Suzuki Swift GTI de los 90, ese pequeño utilitario japonés asequible y divertido que demostró todo su saber hacer en lo que a comportamiento deportivo se refiere gracias a su rabioso motor y sus apenas 800Kg en báscula. Tras unos años de ausencia, en la generación actual se retomo ese espíritu con la denominación Sport, el acabado tope de gama que sin duda hace gala a su apellido.
En esta nueva versión del Suzuki Swift Sport que se lanzará al mercado en enero de 2012 se mejoran todos los aspectos que flojeaban para seguir siendo una referencia por su polivalencia. Aunque su planteamiento no es tan radical como el de un Seat Ibiza Cupra y su posicionamiento no es tan exclusivo como el de un Mini Cooper, este oriental puede competir con ambos tanto por diversión, su bloque atmosférico estira hasta las 7.000rpm, como por distinción, gracias a que es un modelo muy poco extendido en el mercado, lo que le da mucha exclusividad.
Con 11CV más de potencia, 0,6 litros menos de consumo, unas emisiones que se quedan en 147g/Km, una nueva caja de cambios de 6 relaciones que permite cruceros de autovía desahogados, un equipamiento de serie en el que se incluyen hasta faros de xenón y 7 airbags, una carrocería muy masculina de angulosas formas con detalles tan deportivos como su característica salida de escape doble y una factura final muy competitiva (desde 15.900€), el Suzuki Switf Sport 2012 quiere ser un digno estandarte de gama que ayude a la marca a recuperar unas ventas muy castigadas por la crisis y por el tsunami que asoló Japón en marzo.

Deportividad elegante
Tengo que confesar que siempre he tenido debilidad estética por este “mini japonés”, pero nada más llegar al punto de encuentro de la presentación que tuvo lugar en Madrid la semana pasada, el “enamoramiento” no hizo más que crecer. El Swif Sport 2012 ha crecido levemente para llegar a los 3,9m, y esto se nota a la vista con una presencia más contundente. La estética es muy continuista, y tiene esa mezcla perfecta entre deportividad y elegancia alejada de cualquier histrionismo que le permite quedar bien en cualquier circunstancia.
El interior del Swift sigue la norma no escrita por los ingenieros japoneses de funcionalidad duradera, y aunque no hay materiales acolchados de gran calidad, los ajustes son perfectos y todo augura un envejecimiento soberbio. Los tintes deportivos los ponen los pedales metálicos, los asientos envolventes con costuras en rojo y una gran posición de conducción, el volante y el pomo del cambio en cuero con costuras igualmente contrastadas y el bonito sonido que se cuela en el habitáculo, nada exagerado pero con voz propia al menos.
Nos ponemos en marcha y el utilitario de Suzuki ya empieza a sacar a pecho por comportamiento. El chasis sigue perfectamente afinado, pero el confort de las suspensiones ha mejorado y se puede circular tranquilamente agradeciendo los nuevos desarrollos de la transmisión en todo momento. El pequeño bloque 1.6 no se muestra pletórico a bajas revoluciones, pero circulamos con el tráfico relajadamente. La dirección tiene un gran tacto, y se muestra muy directa, beneficiada por la construcción ligera de las nuevas llantas de aleación que ahorra 1kg en cada una. Confort, buen sonido, y un habitáculo muy ergonómico auguran una gran jornada conduciendo por las carreteras de la sierra norte de Madrid.

Territorio de curvas
Según abandonamos la autovía el ritmo se incrementa sin contemplaciones, y a pesar de que la climatología no acompaña, el día está gris y con llovizna, las peores condiciones de agarre, el Suzuki Swift Sport no se inmuta. El trabajo en el chasis es soberbio y el agarre es ilimitado para la potencia disponible. El coche va grapado en todo momento al asfalto, y no hay ningún atisbo del subviraje que esperábamos. Los consumos tampoco se disparan a pesar de estar conduciendo sin contemplaciones, y en todo momento gozamos de trazadas limpias y seguras acompañadas de una melodía que sólo invita a una cosa: curvas y más curvas.
Está claro que necesitamos 50CV más que el coche soportaría sin problemas pero a pesar de la contenida potencia, el Swift más prestacional consigue una aceleración de 0 a 100Km/h en 8,7 segundos y una velocidad punta de 200Km/h. Los 1.045Kg que pesa son los responsables de la alegría de reacciones y de su gran comportamiento, y esa ligereza se aprecia de nuevo a la hora de apurar las frenadas, pues a pesar de no disponer de un equipo descomunal, este utilitario de Suzuki no se desarma en ningún momento.
Al llegar a nuestro destino, en Miraflores de la Sierra, la sensación que tengo es que quiero y necesito muchas más curvas a bordo de este pequeño juguete. El Suzuki Swift Sport es ahora un producto mucho más redondo que su predecesor, un coche con mucha personalidad que nos permitirá gozar de mucha exclusividad (las ventas previstas para 2012 son de apenas 300 unidades), y que aportará grandes dosis de diversión a quien se siente a los mandos.

Todo ello se completa con un precio oficial de 17.495€ (con una campaña de descuento inicial de 2.500€) que lo sitúa en la media del sector generalista, pero su equipamiento de serie incluye 7 airbags, climatizador, faros de xenón, llantas de aleación de 17”, volante multifunción, arranque sin llave, puerto USB, cristales tintados y  control de crucero o control de estabilidad por mencionar sólo lo más relevante. Sólo habría que elegir el color que más te gusta para tu Swift Sport, y ya adelanto que son todos muy pintones.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS