Toyota Yaris Electric Hybrid, un scooter “vestido” de coche

Toyota Yaris Electric Hybrid, un scooter “vestido” de coche
Toyota Yaris Electric Hybrid, un scooter “vestido” de coche
Con un consumo medio de sólo 3,8 litros y un nuevo comportamiento dinámico que lo sitúan un escalón por encima de su segmento, el nuevo urbano japonés es la alternativa perfecta a los EV.

Más pequeño, pero más grande en todo, así se puede definir a la nueva generación del Toyota Yaris híbrido, la cuarta, a la que la marca japonesa ha llamado muy acertadamente Electric Hybrid. Y es que su tecnología de hibridación ha mejorado tanto que casi se le podría considerar un híbrido enchufable (PHEV), y sus consumos le colocan sin duda a la cabeza de los coches de combustión que menos gasolina necesitan para funcionar. Recordemos que Toyota demostraba ya hace más de un año con el INSIA un 80% de funcionamiento en modo 100% eléctrico para sus modelos en entorno urbano.

Sus 3,8 litros a los 100 y 85 g/km de CO2 según el último ciclo de homologación WLTP, más exigente y realista, y apenas 2,8 litros (64 g/km de CO2) con el anterior ciclo NEDC, le convierten en el coche con motor térmico (sin enchufe) fabricado en serie que menos gasta del mundo. ¡Un maxiscooter consume más! Y eso se ha conseguido con una mejora en todos los apartados que conciernen a la conducción. Mide lo mismo que la anterior generación, pero gana 5cm en batalla y en ancho a la vez que reduce su altura en 4 para ofrecer un interior más habitable que nunca y un comportamiento intachable tanto en ciudad como en carretera. Porque además es 25Kg más ligero.

Además, el nuevo Yaris Electric Hybrid lo logra sin sacrificar la potencia y las prestaciones, porque tiene 116 CV, acelera de 0 a 100 km/h en solo 9,7 segundos y puede alcanzar 175 km/h. Y su controvertido cambio CVT está mejor afinado que nunca, así que el placer de conducción ha subido tantos enteros que nos atrevemos a decir que es el Toyota híbrido que más hemos disfrutado conduciendo los últimos años. Teniendo en cuenta que su precio de salida para una versión ya muy bien equipada es de 17.450 euros podemos estar hablando de uno de los modelos urbanos más interesantes del momento.

En sus 3,95m condensa un nivel tecnológico solo comparable al del nuevo Renault Clio y su tecnología híbrida derivada de los KERS de Fórmula 1, pero es 10cm más largo, 50kg más pesado y por tanto menos “callejero”. Y lo mejor de todo es que las nuevas cotas del Yaris 2020 han permitido hacer un coche mucho más proporcionado y atractivo, con un perfil más masculino y un centro de gravedad mucho más bajo que repercute en un comportamiento dinámico sobresaliente.

El responsable de este fenomenal avance es la nueva plataforma TNGA-B de Toyota para sus modelos pequeños combinada con la última evolución de su módulo híbrido. Mezcla l motor 1.5 de gasolina y 93 CV con otro eléctrico que suman en total 116 CV. Y ahora añade una batería de litio más potente y ligera (12 kilos menos) que permite circular solo con electricidad hasta 130 km/h. Todos estos cambios han conseguido reducir un 21% el consumo medio homologado frente a su antecesor.

El interior del nuevo Toyota Yaris Hybrid está dominado por la nueva pantalla táctil de 8 pulgadas, y la calidad ha mejorado en línea con el resto del coche. Cierra el círculo un equipamiento de seguridad de los más completos de su segmento. Y es que tiene ocho airbags, con el inédito central que evita que los pasajeros se golpeen entre sí si el coche sufre un impacto lateral. Añade también de serie el módulo Toyota Safety Sense, que incluye ayudas a la conducción reservadas a coches más grandes, como la frenada automática de emergencia en ciudad, el control de velocidad de crucero con radar antichoque ACC, el lector de señales y el mantenimiento automático del carril.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS