Al volante del nuevo C4: confortable y silencioso

 Al volante del nuevo C4: confortable y silencioso
Al volante del nuevo C4: confortable y silencioso
El nuevo C4 se fabrica en la planta de PSA en Madrid en exclusiva para todo el mundo y ofrece confort con una motorización eléctrica o motores gasolina y diésel.

El nuevo C4 mejora la línea de su predecesor, el C4 Cactus. Ahora, es una combinación entre compacto tradicional y SUV coupé, lo que otras marcas definen como un "crossover". Mide 4,36 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,52 de alto. Le distingue su distancia libre al suelo de 156 mm, un poco más de lo normal en un turismo y algo menos en un SUV. Por ello, el punto de visión de 1,22 metros garantiza una mejor panorámica.

El frontal evoluciona al estilo de los últimos modelos de la casa, con la iluminación delantera colocada en dos niveles y los “chevrones” cromados a todo lo ancho del vehículo. La zaga, estilo coupé y la luneta trasera dividida por el alerón en su parte inferior, recuerdan a modelos de la casa francesa: GS, BX o C4 Coupé o de otras marcas, como el Kia Xceed o el Toyota CH-R.

El interior ha mejorado notablemente, en estilo y calidad de materiales. Destaca su pantalla táctil de 10 pulgadas y un cuadro de instrumentos de menor tamaño que puede combinarse opcionalmente con el "head up display" para proyectar información.

Hay siete colores para la carrocería que se pueden combinar con 5 packs de color para decorar al gusto elementos como los airbumps de las puertas o los apliques de plástico de los faros antiniebla.

La sorpresa la ofrece el Smart Pad Support Citroën, un soporte universal colocado en el salpicadero del acompañante y que permite fijar cualquier tablet. El dispositivo se puede ocultar en un hueco específico. Oquedades no le faltan, ya que cuenta con hasta 16 huecos para dejar objetos que suman 39 litros de capacidad.

Maletero con dos alturas

El volumen de maletero es de 380 litros, con una boca de carga baja colocada a 715 mm del suelo. El suelo del maletero puede colocarse en dos alturas y permite compartimentar el espacio y disponer de un piso de carga plano cuando se abate la banqueta trasera.

La distancia entre ejes alcanza los 2,67 metros de largo lo que posibilita un buen espacio para las piernas en la zona trasera, salvo para las del ocupante de la plaza central. Se accede con comodidad gracias al gran ángulo de apertura de las puertas. La altura al techo es suficiente para ocupantes de algo más de 1,80 metros.

Los asientos delanteros, segunda generación de los denominados Advance Comfort, resultan cómodos y sujetan bien.

El programa Advance Comfort también incluye los llamados amortiguadores progresivos hidráulicos que filtran con éxito las irregularidades del terreno. Tanto los asientos como la suspensión Advance Comfort están disponibles desde las versiones intermedias de la gama.

Gasolina, diésel y eléctrico

Basado en la plataforma CMP del Grupo PSA, el nuevo Citroën C4 se puede pedir con versiones de combustión (gasolina y diésel) o con motorización totalmente eléctrica. La oferta contempla cinco versiones de gasolina con potencias desde 100 hasta 155 caballos, diésel de 110 y 130 y la eléctrica de 136 caballos. El cambio puede ser manual de seis marchas, automático de ocho o automático de uno para el caso del Ë-C4.

De inicio, la oferta se compone de dos motores térmicos y uno eléctrico. Los primeros, ambos de 130 CV, son el 1.2 PureTech de gasolina con cambio manual o automático EAT8, y el 1.5 BlueHDI diésel automático. En unos meses se incorporarán a la gama un 1.2 PureTech de 155 CV EAT8 y dos versiones de acceso con transmisión manual y 100 CV: 1.2 PureTech 100 y 1.5 BlueHDI 100.

Está ya disponible por un precio que parte de los 22.300 euros en su versión 130 CV Feel de gasolina y de los 25.300 euros en diésel. La versión eléctrica cuesta desde 33.900 euros. Precios que subirán el 1 de enero próximo debido al impuesto de matriculación que se modificará por la nueva fórmula WLTP de medición de las emisiones de CO2, que es más estricta.

La joya de la gama es el ë-C4, la variante puramente eléctrica. Cuenta con una batería de 50 kWh que, gracias a la buena aerodinámica del coche dispone de hasta 350 km de autonomía y una velocidad máxima de 150 km/h. La autonomía eléctrica combinada es de 338 km y el consumo eléctrico combinado es de 16.62KwH/100 km.

Se puede recurrir al programa Brake del cambio de marchas, específico de este modelo y que aumenta la capacidad de regenerar energía al decelerar o frenar, pero casi basta con levantar el pie del acelerador para que el vehículo reduzca la velocidad de forma notable.

Los tiempos de recarga oscilan entre las 5-7,30 horas (caso de una Wall Box) y las 15-24 horas (toma doméstica). Si vamos a un poste de recarga rápida de 100 kw, en media hora habremos recuperado el 80% de su capacidad. La batería tiene una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros para el 70 % de su capacidad de carga.

Hay tres modos de conducción seleccionables desde un mando situado entre los dos asientos delanteros: Eco, Normal y Sport

El motor de gasolina de tres cilindros es silencioso salvo cuando se pisa el acelerador con intensidad. Este motor de 130 caballos no acelera con rotundidad, pero permite con facilidad mantener un ritmo de marcha elevado por vías rápidas. Tiene potencia suficiente para circular con normalidad y ofrece una conducción tranquila. El cambio de marchas manual funciona y engrana con suavidad.

El motor eléctrico amplifica el silencio de marcha y la suavidad de conducción. El mayor peso por las baterías respecto a las versiones de combustión solo le permite alcanzar los 0 a 100 km/h en 9,7 segundos, marca que superan los gasolina entre 8,9 y 9,4 segundos (manual/automático) y en 9,5 el diésel. Por esto, el comportamiento y la docilidad es muy similar.

En materia de seguridad contempla 20 tipos de ayuda a la conducción, desde sistema de vigilancia del ángulo muerto hasta la alerta de atención del conductor.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS