VOLVO XC90 2012, valor seguro

VOLVO XC90 2012, valor seguro
VOLVO XC90 2012, valor seguro
Tras las actualizaciones mecánicas del año pasado, el Volvo XC90 se somete a un ligerísimo lavado de cara para seguir plantando batalla a los SUV de lujo y llegar a conseguir alcanzar una década en producción.
fjrigjwwe9r1_articulos_externos:cuerpo
Nueve años de vida comercial pesarían mucho para cualquier vehículo en el mercado actual de híper competencia en todos y cada uno de los segmentos, pero ese es el tiempo que el Volvo XC 90 del fabricante sueco ahora perteneciente al grupo chino Geely lleva dando guerra a los SUV de lujo. BMW, Audi, Mercedes, Lexus, todos sus rivales han cambiado de generación en el camino, pero las ventas del Volvo no decaen.
 
La llegada de la nueva mecánica de acceso a la gama en 2010, un bloque de cinco cilindros, 2,4 litros y 163CV que se asociaba a simplificada tracción delantera fue un gran revulsivo para el Volvo XC90, pero ahora los ingenieros introducen un interior más lujoso y le dotan de unas líneas exteriores más refinadas para ofrecer una imagen algo más moderna sin perder esa masculinidad inherente. Los cambios se limitan básicamente a la incorporación de LED para los pilotos traseros, iluminación diurna frontal y nuevos diseños de llantas así que reconocerlo no es fácil.
 
Todos los Volvo XC90 incluirán ahora las defensas en el mismo color de la carrocería y apliques cromados en el parachoques frontal, las protecciones inferiores y las barras de techo, independientemente de su nivel de acabado. En el interior un nuevo acabado Executive  incluye asientos de piel microperforados, ventilados y con función de masaje, el volante es ahora de tres radios y se ha intentado transmitir una atmósfera de mayor lujo. El equipamiento incluirá una versión mejorada del equipo multimedia Volvo On Call que permite al conductor comunicarse con su coche.

 
El resto de opciones mecánicas se mantienen intactas. Los turbodiesel son el mencionado D3 y un D5 de 200CV y un par de 420Nm que tiene un consumo de 8,3l a los 100 y unas emisiones de 219 g/km. (8,2l y 216 g/km el D3). Un 6 cilindros en línea gasolina de 3.2 litros con 243CV y 320Nm que consume 11,4 l/100 km y tiene unas emisiones de 265g/km es la opción en benzina.

Todos estos cambios permitirán sin duda estirar la vida comercial del Volvo XC90 hasta alcanzar esa ansiada y significativa década fabricándose, pero desde luego los clientes fieles a la marca estarán deseando ver una nueva generación que siga los pasos estéticos del precioso Volvo S60/V60.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS